Packard, la marca de coches de lujo estadounidense que triunfó al desaparecer

La compañía estadounidense nació en 1899 en Warren, Ohio. Fue fundada por James Ward Packard junto a su hermano William Doud y algunos socios. Una empresa innovadora y que impulsó tecnologías como el volante de dirección moderno y el primer motor de producción de 12 cilindros de la historia.

Además, si eres un amante de la aviación, el nombre te sonará del North American P-51 Mustang. Uno de los cazas de combate más exitosos de la historia que surcó los cielos durante la Segunda Guerra Mundial con un motor Packard V-1650 bajo el fuselaje construido con licencia Rolls-Royce.

A principios del siglo XX los automóviles Packard se ganaron un hueco entre los fabricantes de lujo y compartió segmento del mercado con Pierce-Arrow y Peerless. Por otro lado, también se posicionó como un referente en el extranjero con muchísimas unidades vendidas fuera de Estados Unidos. De hecho, la familia imperial japonesa tuvo en su colección 10 Packard.

Sin embargo, el Crack de 1929 afectó a todo el mundo. Mientras Cadillac y Lincoln aguantaban la tormenta bajo el amparo de General Motors y Ford, Packard se dedicó a seguir produciendo modelos de alto coste y calidad mientras otras compañías icónicas desaparecían. Peerless, FranklinDuesenberg o Pierce-Arrow no superaron el bache.

Pese a la situación económica, los de Ohio siguieron adelante y dejaron para la posteridad tecnologías como suspensión adaptativa mediante una regulación manual en el habitáculo o el famoso Torsion-Level inventado por Bill Allison. Una especie de suspensión electrónica que modificadaba la altura del coche mediante motores eléctricos en las barras de torsión.

Motor Packard V12

Además, Packard fue el único fabricante de coches norteamericano a parte de General Motors en equipar una caja de cambios automática desarrollada internamente. Una inversión que lastró levemente a la compañía en su lucha con los rivales y durante sus posteriores evoluciones.

Packard estuvo por delante de Cadillac en ventas hasta 1950, pero los nuevos diseños del rival inspirados en la aviación despuntaron por encima de todo. Por otra parte, los grandes fabricantes comenzaron a producir en masa vehículos de buena calidad que podían hacer frente a toda clase de niveles de demanda.

Algo que obligó a las pequeñas marcas a fusionarse. Kaiser-Willys (actualmente Jeep) y American Motors Corporation (AMC) aparecieron, y Packard decidió adquirir a Studebaker, que estaba en quiebra. Una decisión que fue la contraposición a la posible fusión con AMC, que quizá hubiese salvado a la empresa hasta la época actual.

VER GALERÍA

Interior Packard

Decisiones como la subcontratación de una empresa de carrocerías para la fabricación de las mismas (Briggs Manufacturing Company) fueron fatales, ya que en este caso, fue adquirida por Chrysler y decidieron no continuar el contrato con Packard. Un cambio que dejó a los de Ohio solos y con una pequeña producción y problemas de calidad.

Esos problemas de calidad, eléctricos y de las transmisiones erosionaron la imagen del fabricante, que dejó paso en el segmento del lujo a Cadillac, Lincoln Imperial. En 1958 se procedió a la disolución de la marca, que nunca más volvería a resurgir.

PACKARD CLÁSICOS EN LA ACTUALIDAD

Packard Twelve Sport Coupe LeBaron de 1934

Ahora, no es raro ver vídeos en TikTok de asombrados amantes del mundo del motor ante el estilo de los Packard antiguos. Verdaderos coches clásicos que han llegado a venderse por más de 500.000 dólares como es el claro del Packard 745 Deluxe Eight Convertible Victoria.

Incluso algunas unidades especiales, sobre todo del legendario Packard Twelve Individual Custom de Dietrich se han subastado superando los 3,7 millones de euros. De hecho, solo se conservan cinco modelos de este vehículo actualmente con un motor V12.

Vehículos que ahora entusiasman a miles de fanáticos en Estados Unidos y compradores de todo el mundo en una ola de éxito que ha llegado 60 años tarde, como sucede con muchas de estas viejas glorias. Aunque la huella en la historia del motor sigue intacta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *