ENMIENDA AL IMPUESTO DE LA BANCA

0

IMPUESTO A LA BANCA

MÁS SUJETOS PASIVOS MÁS RECAUDACIÓN MÁS PRESIÓN FISCAL

Giro del Gobierno en el impuesto a la Banca:

Los dos partidos del Ejecutivo, el PSOE y Unidas Podemos, han presentado una enmienda en el Congreso para que las principales entidades extranjeras presentes en España paguen también el nuevo impuesto, cuya recaudación prevista para los dos próximos años es de 3.000 millones.

Ésta había sido una de las principales quejas de las grandes patronales (AEB y Ceca) en los últimos meses, ante lo que calificaban unas ayudas de Estado al exterior. Así, la proposición de ley fijaba un corte de 800 millones en ingresos netos percibidos en 2019, por debajo del cual ninguna entidad tenía que hacer frente al tributo. Esto dejaba fuera a grupos como ING Deutsche Bank, y no aclaraba si afectaría a BNP Paribas.

Después de la critica del BCE a este impuesto, la negativa acogida del mismo por la Asociación de Entidades Bancarias se ha girado el objeto del impuesto incluyendo más entidades.

Por ello, estos dos partidos han añadido una enmienda que dicta que tendrán que hacer frente al tributo todas las entidades y filiales de grupos extranjeros que sean supervisados por el Banco Central Europeo (BCE):

 “Deberán satisfacer el gravamen las entidades sujetas a supervisión directa por el Banco Central Europeo, incluidas las sucursales establecidas en España de entidades de crédito extranjeras, con independencia de la suma de sus ingresos por intereses y comisiones”.

El partido socialista explica posteriormente que el dictamen del BCE recibido la semana pasada “justifican que se introduzcan las pertinentes modificaciones en la exposición de motivos que se proponen con esta enmienda”.

Así, el supervisor europeo alertaba, entre otros puntos, de que “la aplicación del gravamen únicamente a determinadas entidades de crédito españolas podría falsear la competencia en el mercado y perjudicar la igualdad de condiciones tanto dentro del país como en toda la unión bancaria”.

En caso de aprobarse, esta enmienda no permitirá a los diez grandes bancos españoles relajar ligeramente la factura prevista, ya que los dos partidos del Gobierno mantienen el mismo gravamen: un 4,8% de la suma del margen de intereses y comisiones netas de este año y el próximo.

Los ingresos del Estado crecerán considerablemente por encima del objetivo de los 3.000 millones.

El PSOE señala en sus enmiendas que el dinero recaudado “se ingresará en el Tesoro Público y sus ingresos estarán afectos a unos determinados fines, en línea con lo aconsejado por el dictamen del Banco Central Europeo de 2 de noviembre de 2022”.

Las tres entidades más afectadas serán las que más negocio minorista tienen en España, BNP Paribas, ING y Deutsche Bank.

Pero la lista abarca a muchas otras entidades supervisadas por el BCE con negocio en este mercado, como Goldman Sachs, JPMorgan, UBS, Bank of America, Barclays, Société Générale y Unicredit, entre otros.

Mientras, los principales beneficiados de este cambio son todos aquellos grupos españoles exentos por quedar por debajo del umbral de los 800 millones, principalmente cooperativas de crédito y bancos medianos como Banca March y WiZink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *